Mega review de Maybelline by Mica

¿Algo mejor que maquillaje gratis? ¡Maquillaje gratis porque lo ganaste en un concurso de BeautyGeeks! Dejemos de lado mi emoción y agradecimiento hacia las chicas de BeautyGeeks (¡Divinas!), y empecemos con mi opinión sobre los premios.

“The Nudes” de Maybelline es una paleta de tonos naturales, perfecta para el día a día. Además es del tamaño de la mano, ideal para llevar en la cartera. Está compuesta por 12 sombras, satinadas (algunas con un poco de glitter) y mates. Si sos de las que optan sólo por un toque de color para ir a trabajar o estudiar, o verte arreglada sin que se note demasiado que te maquillaste, esta paleta es para vos. Si buscás alta pigmentación, probablemente no.

Como en el caso de otras paletas, los tonos satinados suelen ser más cremosos y pigmentados que los mates, pero en esta paleta hay particularmente uno que deja demasiado que desear: la sombra negra, se ve negra en la paleta pero ¡pigmenta GRIS! A pesar de eso, definitivamente no dejaría de comprarla por la sombra negra, es sólo un tono y tenemos 11 más muy lindos, pero para quienes ven como indispensable una sombra negra en una paleta, es algo a tener en cuenta.

En cuanto al packaging, le agregaría un espejo para no tener que llevar uno aparte, tiene todo el espacio disponible para el espejo que no pusieron. Está acompañada por el típico pincel de esponjita a ambos extremos, que su capacidad de uso queda a cuestión de preferencia. Del lado de atrás trae diferentes ideas de looks, dividiendo las 12 sombras en duos, tríos y cuádruples, que nunca vienen mal para esos días con falta de inspiración. Su precio es de 10 dólares en su mercado, y en Uruguay ronda los $800. Ya saben, si no son demasiado exigentes en cuanto a pigmentación, la recomiendo.

¿Conocen un delineador hiper preciso y que además nunca pierda la definición de la punta? ¡Yo sí! “Master precise skinny gel” de Maybelline.
Su nombre lo dice, es muy preciso, su “micropunta” es de ¡1.8 milímetros!

Es retráctil, pero una vez que lo hayamos girado para que salga el producto, no podemos hacerlo girar para adentro. Además, promete ser waterproof, y lo cumple a medias. Por un lado, una vez seco (seca muy rápido), si le refregamos el dedo no se va a correr ni transferir al párpado, lo que también hace que se mantenga en su lugar por horas, pero probé mojándolo y comencé a chorrear lágrimas negras, así que podría no ser el delineador ideal para llevarte de vacaciones en el verano.

La cualidad que lo hace único, y por lo que podemos perdonarle que falle en su waterprooficidad (sí, dije waterprooficidad), es que sin importar cuánto lo usemos, su punta siempre volverá a estar como el día que lo compramos. Esto se debe a que, a diferencia de la gran mayoría de los delineadores, su terminación no es en punta, sino ¡CHATA! (Teniendo gran definición en los bordes, ideal para hacernos líneas super finas, como la “colita” de un cat-eye). Cada vez que hayamos gastado todo el producto que “desenroscamos”, su punta volverá a quedar chata. Pero como no todo puede ser color de rosas en la vida, hasta que no gastemos todo el producto que se desenroscó no volverá a achatarse, por lo que es importante regular cuánto producto vamos a desenroscar.

Su pigmentación es muy buena, tengo el tono “210 – Defining black” que es super negro y mate, y también está disponible en “220 – Sharp brown” y “230 – Refined charcoal”.
En cuanto a su consistencia, no sé qué pensar. Se vende como un delineador en “gel”, pero definitivamente es más seco que un delineador en gel, sin diferenciarse demasiado de un delineador común cremoso, por lo que no le destacaría su consistencia como algo especial.

Por el momento no se consigue en Uruguay, pero si pueden conseguirlo, lo recomiendo por su cualidad de siempre volver a definir su punta, y porque no se corre ni transfiere fácilmente (que no es poco), no por waterproof ni porque su consistencia sea algo distinto.

Pasando a los labios, al igual que muchas otras marcas, Maybelline no se quedó atrás y también lanzó su labial líquido, en 10 tonos que van desde los nudes al violeta y borgoña oscuro. Pero los susodichos no fueron tan bien recibido. Quizás el hecho de haberlos nombrado “Vivid Matte Liquid” no fue lo más adecuado, o es que nos acostumbramos tanto a ver labiales líquidos que se SECAN en cuestión de segundos, quedando completamente mate y FIJOS a los labios como un tatuaje, que nuestras expectativas se volvieron demasiado altas y todo labial líquido que no cumpla con las mismas características, se tilda como un fail.

Pero antes de juzgar un producto por lo que no promete ser, veamos si Maybelline cumplió con lo prometido. Deslizarse suavemente: Sí, son líquidos y cremosos.

  • Acabado MATE: He aquí la cuestión. No es un gloss, pero al no secarse y simplemente quedar líquido durante todo el tiempo que lo llevemos puesto, el acabado definitivamente se acerca más a SEMI-mate, similar al de los labiales “Creamy Matte”. Podemos lograr un acabado más mate si aplicamos una capa fina, o si retiramos el exceso apretando los labios en un pañuelo. La cantidad que toma el aplicador rinde para toda una pasada y sobra, no es necesario volver a cargar.
  • Impactante pigmentación: Sólo probé el tono “Nude flush” y su pigmentación me parece buenísima, pero viendo demás reseñas de otros tonos, pude encontrar que los colores más vibrantes no ofrecen lo mismo que los nudes (“Possessed plum” por ejemplo, uno de los tonos más oscuros, es bastante más translúcido y dificulta la aplicación dejando parches).
  • Cremosos: Sí, definitivamente son cremosos, y no es algo que deba tomarnos por sorpresa si es algo que están dejando en claro en su descripción. Como tal, no secará y transferirá.
  • Cómodos: Súper cómodos, apenas se sienten en los labios, de forma muy parecida a los “Creamy Matte” también.

Teniendo en cuenta lo que promete, no podemos decir que no cumple con ello, si nos gustan o no será cuestión de preferencia.


En lo personal, el tono “Nude flush” ¡me encanta! Es un nude rosa. Que sean tan cremosos los hace ideales para quienes sufren de labios secos (PRESENTE!), y el hecho de que no sequen completamente y podamos mover el producto al mover los labios, puede ser hasta una mejor opción que aquellos que se convierten en tatuaje. ¡Nos hace sentir que respiran! Refiriéndonos al aroma, que no hace falta aclarar es algo muy personal, me recuerda a los cereales “Trix” (leve aroma frutal), por lo que no me parece que sea molesto. ¿Duración? Se puede igualar a la de un labial cremoso que transfiere. Lo he tenido puesto hasta 6 horas de uso, y empieza a desvanecerse desde adentro. Sólo le encuentro un gran defecto, que no puedo dejar de decir: ¡¡Todavía no llegan a Uruguay!! (lloremos todas).

Look completo con todos los productos.

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *