Glamglow vs receta casera, ¿cómo se comparan?

Hace un tiempo les dejamos una review de la mascarilla de barro Glamglow y esa misma semana les contamos una forma de hacer una mascarilla similar en su casa.

Mi fellow geek, la creadora de la mascarilla casera, fue muy amable en hacerme una de estas mascarillas para mi y ahora les traigo una comparación formal entre la famosa Glamglow y su versión casera.

Consistencia/Aroma

Una de las principales diferencias entre Glamglow y la versión DIY es la textura.

La mascarilla Glamglow original tiene una consistencia tipo barro, un poco seca y con “pedacitos” más irregulares (de algún alga, planta o similar). Esta heterogeneidad hace que, una vez aplicada en la cara, se seque también irregularmente.

Y tiene un componente exfoliante que hace que no se sienta suave como una crema, pero ya vamos a ver que esto tiene una ventaja.

La versión casera es cremosa y suave. Se esparce muy bien en la piel y cubre perfectamente con relativamente poco producto. Su textura es homogénea y seca de manera uniforme. En cuanto al aroma va a tener el del aceite o esencia que le pusieron, en mi caso tenía agua de rosas y tenía un perfumito suave muy rico.

Efectividad

Al retirar la Glamglow la piel se siente mucho más limpia, un poquiiiito tirante, en gran parte debido a la exfoliación. Y el componente exfoliante, que tanto podía habernos molestado en la aplicación, es esencial en este paso porque ayuda a remover todas las impurezas que la máscara trae a la superficie.

Y si las traerá…

En la versión casera podemos ver después de retirarla como todas las porquerías se van a la superficie, y es necesario usar un buen exfoliante para retirarlo.

O, como les comentabamos en este post, usar las banditas de puntos negros Purederm. En mi caso las recorto y las uso como parches para destapar zonas donde la máscara trajo a la superficie toda la mugre de los poros. Y me resultan excelentes para esto.

La máscara de por sí deja la piel muy suave, va a depender del exfoliante que usen la sensación final.

Estaría bueno pensar en un ingrediente que le pudiéramos agregar a la versión casera que nos hiciera las veces de exfoliante al retirarlo, escuchamos sugerencias 😉

Una a favor y una en contra

Una de las cosas en las que la versión casera gana por goleada es el precio, obviamente, y la versatilidad de agregarle ingredientes dependiendo de las necesidades de tu piel.

Un solo contra es que es más enchastre para retirar, pero creo que eso va más por ser una crema y no tanto un barro. De hecho con la máscarilla Clear Improvement de Origins me pasó lo mismo, y es exactamente el mismo tipo de mascarilla. Creo que la versión casera puede llegar a ser un dupe de ésta, e incluso mejor!

Para retirarla yo uso una toalla húmeda, la voy pasando por la cara y enjuagando la toalla hasta que quede bien limpia la piel.

Como conclusión: creo que esta versión casera está a la altura de las máscaras compradas, no es un dupe exacto de la Glamglow (por el temita del exfoliante) pero si de otras como la Origins. Voy a seguir usándola y voy a buscar un mejor exfoliante para acompañar (se aceptan recomendaciones).

Cuéntennos ustedes si la probaron y si están de acuerdo con nuestra review!

 

2 Comments

  • Yo probé la GLAMGLOW. La compré por Amazon, si mal no recuerdo a US$50, bastante más barata de lo que está en Sephora (US$70).
    La aplicación es bastante smooth, sí quedan partículas como se habló en el post, pero nada que moleste demasiado. Al secarse la piel se siente un poco tirante, pero después de retirar el producto y enjugar con abundante agua, aplicas una crema hidratante (yo uso Embryolisse), y listo. Muy recomendada. Es cara, pero lo vale. Hace unos meses se me gastó y la única manera que encuentro de sacar las impurezas que se ven es apretandome toda la cara y dejándome toda marcada. No he encontrado nada similar en el mercado local. Comparten receta de la casera?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *