3 formas en las que el aceite de coco me cambió la vida

aceite de coco

Si siguen la comunidad de la belleza habrán visto nombrar el aceite de coco por todos lados. Casi que parece ser el elixir de la eterna juventud, o el líquido donde se bañaban los viejos de Cocoon

 

Me dejé convencer por esa moda y entré en esa rosca de probarlo para todo, les dejo aquí las 3 cosas en las cuales realmente me cambió la rutina de belleza (o la vida, que al fin y al cabo son la misma cosa).

1. Como desmaquillante

Como les conté en los favoritos de Julio amo la practicidad de los aceites desmaquillantes para sacarme la máscara de pestañas waterproof. El problema era que me tapaba bastante los poros del resto de la cara, y el que estaba usando se me terminó y no se consigue acá. Por lo cual decidí probar con el aceite de coco, que ya lo tenía a mano.

Cosas a favor: saca el maquillaje a prueba de agua en un plis plás (seguimos en modo cocoon), no es necesario refregar mucho los ojos, disuelve todo enseguida. No me tapa los poros (aunque no lo uso para toda la cara). Necesito usar bien poquito (menos de una cucharada es suficiente para ambos ojos).

Cosas en contra: obviamente no se disuelve con el agua, por lo tanto lo más recomendable es pasar un papel higiénico para retirar la mayor parte y después limpiar normalmente toda la cara con un limpiador. Es un paso extra que quizás de pereza, pero no se puede todo en la vida.

 

2. Para la afeitada de las piernas

En algun otro favorito también les mencioné que soy fan (?) de afeitarme las piernas. Pero ahora en verano si lo hago muy seguido se me irrita mucho la piel. Por lo tanto empecé a probar de usar aceite de coco para afeitarlas, en vez de hacerlo en la ducha con jabón, me embadurno en aceite cual stripper del subterráneo magallanes y me paso la afeitadora sobre el aceite. No sólo corre mucho mejor, sino que no quedan marcas ni raspones, y la piel (después de sacarme todo el aceite) queda super suavecita.

A veces también le agrego un poquito del aceite de coco a la crema hidratante que uso para el cuerpo y la piel queda muchísimo más suave e hidratada.

 

3. Para blanquear las axilas

Si si, leyeron bien, blanquear las axilas. Y esto lo descubrí medio por casualidad. Yo soy de esas personas que se le oscurece la piel de las axilas (por más que he probado mil cosas nunca pude ver un cambio), y como el aceite me venía funcionando en cuanto a suavizar la piel de las piernas pensé que podría ser una buena opción usarlo para suavizar la piel de las axilas también. Empecé a aplicarlo de noche antes de dormir, y noté que la piel además de más suave estaba cada vez más clara. Para ver si era eso lo dejé de usar unos días, aplicando el método científico, y si no lo uso puedo ver la diferencia bastante rápido.

La verdad una sorpresa más que grata, un efecto colateral que me tiene muy contenta, si sufren de este problema pruébenlo unos días y van a andar luciendo sus axilas perfectas, como recién compradas.

 

 

Bueno y esas son las 3 maneras en las que el aceite de coco realmente me sorprendió. Si ustedes lo usan para algo más y les resulta efectivo no se olviden de pasar esos piques porque recuerden que…

13 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *